Viapraetoria

Flavio Vegecio Renato: El arte de la guerra romana.


Introducción, traducción y notas de A. R. Menéndez Argüín.

Signifer Libros, Madrid, 2005.

157 pp. 20.

Los interesados en el Ejército Romano esperábamos una nueva edición en castellano del Epitoma Rei Militaris de Vegecio como agua de mayo, quiso la fortuna obsequiarnos nada más y nada menos que con dos; la de Menéndez Argüín y la de Paniagua Aguilar (2005 y 2006 respectivamente). Aún conscientes de que lo apropiado sería comentar las dos obras conjuntamente, las limitaciones de tiempo nos impiden hacer tal cosa de momento, por lo que pasaremos a comentar únicamente la edición de Signifer.

Una breve introducción sobre el autor y su obra, da paso al Epitoma. No vamos a hacer aquí comentario filológico alguno pues carecemos de tal formación, aunque las diferencias entre las dos traducciones mencionadas saltan a la vista hasta en el título (En el caso de Cátedra, la han titulado “Compendio de técnica militar), pero sí hemos echado en falta desde el comienzo de la lectura la existencia de citas más completas. Y, aunque somos conscientes de que las citas suelen interrumpir la lectura, y no podemos saber con seguridad a qué público iba dirigida esta traducción, lamentamos profundamente que Menéndez Argüín ―todo un estudioso del ejército romano― desperdicie las notas a pie de página para explicarnos cosas tan triviales como quién era Aníbal, Pompeyo, César o incluso Diocleciano. En principio ―y digo en principio― es de suponer que el potencial lector ya debe conocer de antemano, siquiera brevemente, las biografías de tan ilustres personajes. Pero no queremos que se nos malinterprete; no nos parece vano o innecesario que tales explicaciones se incluyan, lo que nos decepciona es que hayan desplazado a notas mucho más necesarias relativas al funcionamiento del ejército o, al menos, referencias bibliográficas que puedan ayudar a quien desee profundizar en un determinado tema. Porque, efectivamente, muchas de las aclaraciones no vienen respaldadas por las referencias bibliográficas ―o las citas clásicas cuando proceda― de rigor.

Es de agradecer el formato bibliográfico, que facilita mucho su uso como obra de consulta, y es también encomiable la labor que está realizando Signifer fomentando el estudio de todo lo relacionado con el ejército romano y dando salida a los trabajos de los especialistas en estos temas. Simplemente, nos parece un desperdicio no haber aprovechado más los conocimientos de Menéndez Argüín para dotar a la obra de un cuerpo de notas mucho más profundo y que hubiera servido como referencia para posteriores lecturas.

Anuncios

1 comentario »

  1. Las tacticas fueron siempre una herramienta necesaria hasta en el diario vivir siempre estamos pensando como lograr un objetivo de la mejor forma posible……

    Comentario por Jesus — abril 28, 2009 @ 9:47 am


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: