Viapraetoria

PRETORIANOS. LA GUARDIA IMPERIAL DE LA ANTIGUA ROMA. De A. R. Menéndez Arguín.


PRETORIANOS. LA GUARDIA IMPERIAL DE LA ANTIGUA ROMA.


A. R. Menéndez Argüín

Ed. Almena. 246 pp.

Madrid 2006

PRÓLOGO, 7

INTRODUCCIÓN, 15

Metodología, 17

CAPÍTULO I. ORGANIZACIÓN Y EVOLUCIÓN DE LA GUARDIA PRETORIANA, 21

Sistema de mando, 25

Beneficiarii, 28

Evocati, 29

La caballería pretoriana, 30

Speculatores de la guardia, 32

Otras unidades alojadas en los Castra Praetoria, 33

Urbaniciani, 33

Statores, 34

El resto de la guarnición de Roma, 35

Vigiles, 35

Germani Corporis Custodes, 35

Equites Singulares Augusti, 36

Legio II Parthica, 37

Reclutamiento, 38

Condiciones de Servicio, 41

CAPÍTULO II. LOS PREFECTOS DEL PRETORIO, 45

Los poderes de los Prefectos del Pretorio, 46

Poderes Militares, 46

Poderes Judiciales, 49

Poderes Políticos, 50

Evolución institucional de la Prefectura del Pretorio, 53

Los Prefectos y la Logística Militar, 54

CAPÍTULO III. CASTRA PRAETORIA, EL CAMPAMENTO DE LOS PRETORIANOS, 57

Interior de los Castra Praetoria, 63

Mantenimiento, 67

Comunicaciones, 68

Campus, 69

Stationes pretorianas en la capital, 72

CAPÍTULO IV. MISIONES DE PROTECCIÓN Y MANTENIMIENTO DEL ORDEN, 73

Protección del emperador y familia imperial, 73

Mantenimiento del orden, 76

CAPÍTULO V. LA GUARDIA PRETORIANA EN CAMPAÑA, 79

Equipamiento, 79

Vestimenta, 79

Armamento, 80

Artillería, 108

Equipamiento de parada y de combate, 110

Equipamiento de la caballería del pretorio, 110

Rutinas de entrenamiento, 112

Operaciones militares con participación de contingentes del pretorio, 118

La crisis del siglo III, 128

Tácticas y despliegues empleados por la Guardia, 135

Estandartes y música militar, 135

Formaciones y empleo en batalla, 138

La caballería pretoriana en combate, 142

CAPÍTULO VI. INFLUENCIA POLÍTICA DE LA GUARDIA, 145

CAPÍTULO VII. ASPECTOS LOGÍSTICOS, 153

Ingresos, 153

Abastecimientos, 157

CAPÍTULO VIII. EL FINAL DE LA GUARDIA PRETORIANA, 167

Majencio y el período final de la Guardia Pretoriana, 170

APÉNDICE I. FUENTES, 175

APÉNDICE II. EPIGRAFÍA, 183

APÉNDICE III. PREFECTOS DEL PRETORIO (2 A.C.-312 D.C.), 219

BIBLIOGRAFÍA

Cuando, paseando por una conocida librería de Madrid, me encontré con esta obra, no dudé en adquirirla; primero porque al echarle un vistazo al índice y a algunas páginas al azar me gustó lo que vi, y segundo, porque ya conocía al autor de otra obra también reseñada en esta página (https://viapraetoria.wordpress.com/las-legiones-del-s-iii-dc-en-el-campo-de-batalla/) y del trabajo de traducción del Epitoma Rei Militaris de Flavio Vegecio (https://viapraetoria.wordpress.com/flavio-vegecio-renato-el-arte-de-la-guerra-romana/) para la editorial Signifer.

Nos encontramos con una edición en tapa blanda, pero con un papel de buena calidad. No faltan las fotografías y los dibujos tanto en blanco y negro como a color (en el centro de la obra, como suele ser habitual en estos casos).

Decía más arriba que Menéndez Argüín ya es conocido entre los amantes y estudiosos de la historia militar de la Antigüedad. Pero, por si fuera poca garantía ésta, es el propio autor quien nos informa de que el trabajo es fruto de los esfuerzos de más de dos años bajo la tutela, nada más y nada menos, que de Yann Le Bohec cuya obra sobre el ejército romano confiamos haya proporcionado no pocos beneficios a la editorial Ariel, que se decidió a adquirir los derechos para publicarla en castellano con bastante éxito.

Y ya entrados en materia, nos gusta lo que vemos, pero no se deje llevar a engaño el lector de esta reseña por el abultado índice de la obra. En realidad ésta es bastante breve y en algunos apartados se echa en falta más información. Me explico; estamos ante una monografía sobre la guardia pretoriana, cuerpo sobre el que, ni de lejos, encontraremos la abundante información que hay de las legiones, pero quizás es precisamente de la información relativa a estas últimas de donde el autor podría haber extraído más jugo. Así, por ejemplo, en el apartado logístico aquellos lectores que no dispongan de otras obras de apoyo centradas en esa temática, agradecerían poder ubicarse mejor en el contexto militar de la época. Quizás la explicación haya que buscarla en las limitaciones impuestas por exigencias editoriales. No obstante, aquellos que queden con ganas de más, podrán acudir a la bibliografía que se ofrece al final de la obra.

Dicho lo anterior, hay que tener en cuenta además un problema que viene siendo recurrente en todas las obras sobre el ejército romano, máxime en aquellas que abarcan desde sus origenes hasta la caída del Imperio: estamos hablando de un largo período de tiempo y debemos entender, por tanto, lo complicado de condensar tanta información en tan reducido espacio, por no hablar de lo sesgada y dispersa que suele aparecer dicha información. Hay disposiciones, leyes, irregularidades, etc. que sólo estuvieron vigentes durante un tiempo determinado y son, por tanto, muy complicadas de rastrear y de ubicar en el contexto general, mucho menos de hacer extensibles a toda la historia de un cuerpo militar (véase el problema del salario, o de los requisitos físicos para los aspirantes). Es también la propia limitación impuesta por las fuentes la que obliga a una exagerada brevedad en algunos apartados. Por ello comentaba lo interesante que podría haber resultado apoyarse un poco más en la bibliografía sobre las legiones. Vemos además que alguna información se repite en diferentes capítulos (cf., por ejemplo, el capítulo dedicado al poder político con el de las campañas bélicas).

Pero, en definitiva, estamos ante una obra que compagina a la perfección el carácter divulgativo con el rigor científico, lo cual no impide que sea harto recomendable haber leído anteriormente alguna obra sobre temática militar romana, algo que permitirá al lector familiarizarse con la nomenclatura militar latina. Las fotografías y los dibujos son muy útiles para comprendér las diferentes partes del equipo pretoriano y hacerse una muy buena idea a través de la iconografía de aquellas cuestiones técnicas y de organización (pensemos por ejemplo en los estandartes) que se analizan en la obra. Encontraremos, además, un aparato de notas que introduce algunas teorías interesantes, aunque puede parecer un poco ajustado, lo cual no deja de ser una opinión personal y que quizás responde a algún tipo de filia oculta por las notas a pie de página. Lo cierto es que se echan en falta algunas citas aclarando la procedencia de algunas anécdotas y demás. Tampoco termina de quedarme claro por qué en ocasiones el autor alude a las páginas en las referencias bibligráficas y en otros casos simplemente cita la obra sin especificar dónde podemos encontrar aquello que se menciona.

Encontraremos para finalizar tres útiles e interesantes apéndices con las citas a las fuentes clásicas, a la iconografía y a la epigrafía donde podremos encontrar referencias y representaciones alusivas a la Guardia Pretoriana, así como una lista de los prefectos del pretorio identificados hasta el momento.

No nos queda más que recomendar la lectura de un trabajo en el que queda bien retratado el papel de la Guardia Pretoriana en la historia política y militar del Imperio Romano.

2 comentarios »

  1. Muy interesante conicer un poco mas sobre este grupo selecto de soldados personales que tubieron gran importancia para el sustenimiento de un emperador.

    Comentario por jose_vicente_castellanos@hotmail.com — agosto 27, 2013 @ 12:27 am

  2. Muchas gracias por tu opinión.

    Comentario por viapraetoria — agosto 27, 2013 @ 6:40 am


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: